CÓMO APROVECHAR MÁS LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO

LA HORA IMPORTA

No, no es lo mismo salir a correr a las 8 de la mañana que a las 8 de la tarde. O hacer pesas antes o después de caminar, ni por la mañana o por la tarde.

Todo depende de qué hormonas estén más activas y de esto nos informa la cronobiología.

Si lo que quieres es bajar esa grasa localizada de tu barriga, por ejemplo, que sigue ahí, imperturbable, aunque tú hagas dieta y te mates a hacer abdominales, lo mejor es seguir estos pasos.

Haz sesiones largas:

Comienza con 30 minutos de fuerza (en internet encontrarás muchos ejercicios sencillos para reducir la zona que te interese sin mucho esfuerzo) y continúa con 30 minutos de ejercicio aeróbico (caminar, correr, andar en bicicleta, nadar…)

Seguir este orden es importante.

En los primeros minutos estás haciendo un trabajo muscular en el que consumirás energía procedente del glucógeno almacenado. Para la segunda parte de la sesión, emplearás ya como fuente de energía la grasa almacenada.

Por la mañana temprano

Quemarás más porque tu metabolismo está más activo generando energía para hacer frente al nuevo día. Llevado al tema dieta es la razón por la que siempre decimos eso de «desayuna como un rey…». Es el momento de quemar y no acumular.

En ayunas

Cuanto menos combustible le dés a tu cuerpo, más tendrá que tirar de reservas. ¡Ojo con las fuerzas!

Con un café

En ese afán quemagrasa a tu metabolismo no le viene mal una ayudita. La cafeína hace que se quemen más grasas.

Ojo: Un café solo. Sin leche ni azúcar. Sólo agua y cafeína. Cero calorías.

Otro ojo: A las posibles contraindicaciones. Sigue tu rutina habitual de ayuno y desayuno si padeces alguna patología como diabetes o hipertensión arterial.

Lo más importante es la salud.

Sin tiempo

Haz lo que puedas. Con dos saludos al sol o unas flexiones bastará.

Si tienes un poco más, practica el exercise-snaking

Dos sesiones más cortas ( de 20 – 30 minutos cada una ) una por la mañana y otra por la tarde.

Cardio por la mañana aprovechando el efecto lipolítico de tu cuerpo (gracias al pico de cortisol y hormona del crecimiento)

Fuerza por la tarde.

Hay más de una razón: un pico de testosterona que hace que el trabajo muscular sea más efectivo y un descenso de la insulina sanguínea que hace que tengas unas ganas atroces de comer dulce.

20-30 minutos de ejercicio te las quitarán.

Un plus: Hacer ejercicio un día soleado hará que quemes hasta un 20% más. La razón está en que el sol aumenta la producción de leptina que acelera la movilización de los depósitos de grasa.

Así que si hace sol, no lo dudes, deja lo que estés haciendo, si puedes, y ejercítate al aire libre.