Ni uno para todos ni todos para nada.

  1. Para qué SÍ que valen.

De momento, según las guías clínicas, para esto, aunque hay estudios muy prometedores en otras áreas.  

  • Pediatría:
    • Cólico del lactante
    • Prevención de la enterocolitis necrotizante en prematuros
    • Dermatitis atópica
    • Problemas gástricos:
      • Síndrome de intestino irritable
      • Diarrea aguda infecciosa
      • Diarrea asociada a antibióticos
      • EII:Colitis ulcerosa
  • Trastornos de la mujer:
    • Mastitis
    • Vaginitis y vaginosis
  • Salud gástrica e intestinal:
    • Diarrea aguda
    • Prevención de la diarrea del viajero
    • Diarrea asociada a antibióticos
    • Estreñimiento funcional
    • Erradicación de Helicobacter Pylori
    • Síndrome de Intestino Irritable
    • Colitis ulcerosa
  • Refuerzo de las defensas en adultos y niños
  • Enfermedades de la cavidad bucal
    • Caries
    • Enfermedades periodontales
  • 2. En la composición debe aparecer género, especie y cepa.

Ejemplo: Bifidobacterium (género) longum (especie) CECT 7894 (cepa)

Esto es así porque los efectos beneficiosos son específicos de cada cepa y no se pueden generalizar a la especie.

Siguiendo con el ejemplo:

Bifidobacterium longum CECT 7894 es eficaz para aliviar los gases en los bebés con cólico del lactante. 

Si tú compras un producto para este fin y en la composición no especifica exactamente esa cepa, es muy probable que no obtengas el beneficio buscado.

Los probióticos son microorganismos vivos que deben llegar intactos al lugar de acción para establecerse y formar colonias.

 3. Su unidad de medida, UFC: Unidades formadoras de colonias.

Para cada probiótico y utilidad, está indicada su UFC óptima, al igual que ocurre con la dosificación de los medicamentos tradicionales.

Estas colonias de microorganismos buenos serán las que actúen contra los “malos”.

  • 4 Cómo usarlos.

Puedes encontrar probióticos en medicamentos, alimentos y en complementos nutricionales.

Solos o asociados a prebióticos.

Deben conservarse refrigerados sólo si así se indica en el envase, sino como cualquier otro medicamento: a temperatura inferior a 25 º y protegido de la luz solar directa.

Tomar con o sin alimentos según las indicaciones del producto. Pero siempre evitar tomarlos junto con alimentos o líquidos muy calientes y espaciar dos horas de la toma de antibióticos.

Es importante ceñirse a la dosis recomendada. Tomar más no es más efectivo.