Prevención de la enterocolitis necrotizante en neonatos pretérmino

                        Es una patología frecuente en recién nacidos con un peso igual o inferior a 1500 gramos en la que la mortalidad ronda el 30% de los casos.

La evidencia científica indica que no son necesarios más ensayos clínicos ya que:

            Se reduce la incidencia y la mortalidad significativamente.

            Se reduce el riesgo de enfermedad hepática que se da en estos niños por la nutrición parenteral prolongada.

            No presentan efectos secundarios.

            (L. Reuteri DSM 17938)(*)

Diarrea aguda infecciosa.

Las manifestaciones clínicas más frecuentes son diarrea, vómitos, fiebre y dolor abdominal.

Además de rehidratar administrando un suero oral y realizar una dieta astringente, está demostrado que los probióticos acortan la duración del proceso en 1-2 días y también la gravedad (menos deposiciones y menos ingresos en urgencias)

En tu farmacia puedes pedir un suero oral enriquecido con probióticos. 

Es fundamental comenzar el tratamiento en las primeras 48 horas.

(L. Rhamnosus GG, L. Reuteri DSM 17938)(*)

Diarrea asociada a la toma de antibióticos

Es la que se asocia a la toma de un antibiótico, sin tener otro motivo para ella.

Asociar el antibiótico a la toma de Lactobacillus rhamnosus GG o Sacharomyces boulardii (*) ayuda a su prevención.

Además, es recomendable para recuperar nuestra microbiota sana del “ataque antibiótico”.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal

La composición de la microbiota intestinal ha sido propuesto como un factor importante para su desarrollo.

Se ha observado una mayor incidencia de colitis ulcerosa y enfermedad de Chron en personas que tomaron muchos antibióticos en su infancia.

No se han encontrado probióticos eficaces para la Enfermedad de Chron.

Para la colitis ulcerosa, la mezcla VLS3 aumenta la duración de las remisiones.

En la pouchitis este efecto lo hace Lactobacillus GG.

Diarrea asociada a la toma de antibióticos

Es la que se asocia a la toma de un antibiótico, sin tener otro motivo para ella.

Asociar el antibiótico a la toma de Lactobacillus rhamnosus GG o Sacharomyces boulardii (*) ayuda a su prevención.

Además, es recomendable para recuperar nuestra microbiota sana del “ataque antibiótico”.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal

La composición de la microbiota intestinal ha sido propuesto como un factor importante para su desarrollo.

Se ha observado una mayor incidencia de colitis ulcerosa y enfermedad de Chron en personas que tomaron muchos antibióticos en su infancia.

No se han encontrado probióticos eficaces para la Enfermedad de Chron.

Para la colitis ulcerosa, la mezcla VLS3 aumenta la duración de las remisiones.

En la pouchitis este efecto lo hace Lactobacillus GG.

Síndrome de Intestino Irritable

Existen evidencias científicas sobradas (y así se recoge en las Guías de recomendación clínica) para el uso de un gran número de cepas.

Sus beneficios se basan en el alivio de los síntomas: dolor abdominal, flatulencia, distensión…; sin presentar efectos secundarios.

            (L. Rhamnosus GG, L. Reuteri DSM 17938)(*)

            Existen evidencias para ciertos alimentos funcionales enriquecidos con probióticos, como B. animalis DN-173010 en una leche fermentada que contiene también S. thermophylus y L. bulgaricus.

            Cólico del lactante

(Episodios de irritabilidad y llanto, sin causa aparente, al menos 3 horas al día, 3 días a la semana, entre 0 y 4 meses de edad).

Se ha observado que los bebés que lo padecen tienen una microbiota más pobre en Lactobacillus.

La cepa de Lactobacillus reuteri DSM 17938, administrada en forma liofilizada a una dosis de 108 UFC/ día es la que más evidencia científica tiene9.

Así lo demuestran varios estudios   que la comparan con simeticona y frente a placebo. En ellos, la tasa de respondedores al probiótico fue significativamente mayor.

La toma de este probiótico reduce en gran medida las crisis de llanto.

 También la mezcla de Bifidobacterium longum CECT 7894 y Pediococcus pentosaceus CECT 8330 se ha asociado a una menor producción de flatulencia.

Prevención de dermatitis atópica en recién nacidos

 Se ha demostrado que el consumo de probióticos por  la  madre  durante la gestacn y la lactancia y por el bebé durante el primer año de vida, previene del desarrollo de dermatitis atópica en niños que, por sus  antecedentes familiares, tiene un gran riesgo de desarrollar patologías de tipo alérgico.

(Lactobacillus rhamnosus LR05 y Bifidobacterium lactis BS0110.)(*)

(*) Según Guía Práctica WGO (Organización Mundial de Gastroenterología).