DEJA DE PROCRASTINAR

TU MAÑANA EMPIEZA HOY

Si tienes por costumbre dejar para mañana eso que puedes hacer hoy, pero mañana surge algo que te lía muchísimo y pasado mañana te vuelves a poner otra excusa para no hacerlo, estás procrastinando.

Además, lo normal es que a esa primera tarea inicial procrastinada se le unan otras de la misma índole, que tampoco te agrade hacer.

Esta lista de tareas además de perturbar tu ánimo, puede provocarte algún malestar físico relacionado con el estrés, como dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.

Cambia tu actitud

Primero de todo y fundamental, cambia la visión que tienes de ti. Diciendo que tú eres así, lo único que haces es justificarte para no cambiar de actitud.

Sé consciente de que eres una persona perfectamente capaz de llevar a cabo lo que te propones y que puedes enfrentarte a cualquier cosa.

Cambia el «Tengo que» por el «Voy a «

Y enfréntate a tus tareas

  1. Pon en orden tu mente y selecciona, seguro que no todos los asuntos que tienes pendientes dependen de ti.
  2. Prioriza. No siempre lo urgente es lo importante.
  3. Divide. Si alguna es muy complicada, divídela en etapas.
  4. Ponles fecha límite.
  5. Empieza por lo más engorroso y disfruta el doble cuando lo taches de la lista.
  6. Resérvate un tiempo para ellas (una hora del día, un día a la semana…)
  7. Piensa que quitarte eso de encima es un premio. Felicítate por ello.